> Contras

“El dolor, sea de la naturaleza que sea, se tiene que atravesar” Kieran Setiya

Kieran Setiya, profesor de filosofía en el MIT.

Nací en Inglaterra y vivo en Brooklyn, Massachusetts. Soy profesor de filosofía en el MIT. Casado, un hijo. El cambio climático y la justicia climática son básicamente problemas políticos, y los mayores obstáculos son el poder de las empresas de combustibles fósiles. Creo en las acciones colectivas. Soy ateo.

La vida es dura, ¿y qué?

Vive con dolor crónico desde los 27 años, algo que analiza junto a la enfermedad, la soledad, el duelo, el fracaso, la injusticia, la absurdidad y la esperanza en su libro La vida es dura (Paidós).Rebate la idea filosófica que ya defendían los clásicos de que la vida es y debe ser buena, que se debe evitar el sufrimiento. Setiya argumenta que hay que prestarle atención a la adversidad porque es la única manera de poder explorar cómo vivir, cómo darle sentido a todas esas experiencias dolorosas que inevitablemente vivir lleva consigo. “La verdad es que no deberíamos aspirar a ser felices sino a vivir lo mejor posible. La vida es algo más que nuestros sentimientos. Nuestra tarea consiste en afrontar la adversidad y la verdad es aquí el único camino. Hemos de vivir en el mundo tal cual es, no en el mundo tal como desearíamos que fuese”.

Existe el sentido de la vida?

El tema no es si los seres individuales pueden tener vidas exitosas o no, el tema es ¿la vida humana en su conjunto tiene sentido?

¿La vida no es algo personal?

Es cierto que el sentido de la vida se plantea como un reto individual, pero yo creo que el reto es ver que está fuera de nosotros, eso nos da un sentido de orientación hacia el mundo para poder responder a la realidad.

¿Cómo hacer frente a la realidad?

Huyendo de esa idea de que deberíamos centrarnos en lo mejor de la vida.

Eso va en contra de la idea general de la filosofía, incluso de la ciencia.

Cierto, pero hacer frente a la realidad significa aceptar que, para la mayoría, lo ideal es algo que no podemos alcanzar. Pensar en lo ideal no nos ayuda, sino que puede ser a menudo una fuente de desesperación.

¿No es mejor ver la copa medio llena?

Es doloroso ser consciente de los rostros de la dureza de la vida. Abrir los ojos supone enfrentarnos con el sufrimiento: con el fracaso, el duelo, la soledad, la injusticia.

Un catálogo de horrores.

Pues no deberíamos ni parpadeara ante él , al revés: deberíamos mirar con más detenimiento, porque lo que necesita nuestra adversidad es reconocimiento.

¿En qué nos ayuda?

Vivir con la verdad, aceptar que esto es lo que está pasando, es el primer paso, el punto de partida para dar con formas de hacer frente a esta realidad que nos hiere.

También puede que nos paralice.

Citando al poeta Robert Frost, no hay salida sino travesía. El dolor, sea de la naturaleza que sea, se tiene que atravesar. Evitar o ignorar las dificultades en la vida no es una forma de abordarlas.

A veces conviene no hacer ruido.

El ya pasará no es bueno, no hacer frente a las dificultades, por ejemplo en las relaciones, puede impedir que la relación florezca.

¿Es usted de la opinión de que no deberíamos aspirar a ser felices?

Creo que deberíamos aspirar a vivir lo mejor posible. La felicidad es un sentimiento, y podemos sentirnos felices estando completamente desconectados de la realidad, sin entender el mundo que nos rodea, sin conectar con las personas que nos rodean.

Mientras eso te haga feliz…

La felicidad es algo secundario, que viene y va, lo principal es vivir lo mejor posible en las circunstancias difíciles en las que nos encontremos. Tenemos que hacer frente a la realidad para poder vivir bien.

¿Felicidad y buena vida no son sinónimos?

No, porque la felicidad depende de cómo te sientas, mientras que, si vives una buena vida o no, depende de lo que estés haciendo en el mundo y cómo interactúes con él. Puedes sentirte feliz aunque no estés comprometido con el mundo. Piense en Matrix .

Personas conectadas a una máquina de simulación.

Sí, alimentadas con una serie de experiencias que simulan la vida, una vida feliz, pero en realidad no están haciendo nada, y ese no es el tipo de vida que desearíamos para las personas que amamos.

Es lo que puede pasar en el metaverso.

Sí, me preocupa el cambio hacia modos de existencia más virtuales y en línea que nos desconecten de la realidad. Puede que no seamos conscientes de las formas en las que nuestra vida ya no es una buena vida.

Usted lo dice, la vida es dura.

Sí, lo digo, y huir, distraernos de lo malo, es tentador además de muy difícil y poco conveniente. Debemos tener el valor para vivir una vida comprometida en la que hacemos frente a las dificultades, nuestras dificultades y las de otras personas.

¿Tiene alguna propuesta ante la dureza de la vida?

Depende de las circunstancias. Pero hay que examinar el problema e intentar abordarlo. Por ejemplo, un reto al que muchos nos enfrentamos es al sentimiento de no haber conseguido lo que queríamos, de haber fracasado.¿De dónde viene este sentimiento?

Es bastante frustrante.

Debemos combatir la idea de que hay algo que conquistar en la vida, eso que la sociedad considera importante. No deberíamos permitir que un estándar o una norma general rija o mida nuestra vida.

Eso nos sacaría un peso de encima.

No creo que exista ninguna forma de erradicar el fracaso. Las personas fracasamos, forma parte de la condición humana.

¿Cómo sacarle partido a esa condición?

A través de la interacción, del compromiso, de prestar atención a la realidad y de contar con el sufrimiento.

¿Es inevitable?

Sí, pero aceptar que cierto grado de dolor es intrínseco de los aspectos más significativos de nuestra vida y no tenerle miedo forma parte de lo que significa sacar el máximo provecho a la condición humana.

Contra de la Vanguadia del dia 01.11.2022

Publicado el 01 de noviembre de 2022
Francesc Roca Presas