> Management

Chef de tu vida: Resurrección de los elementos.

Del verbo latín resurgo, de significado levantarse, alzarse, resurgir, renacer, nace la palabra resurrección. Y el domingo de pascua, llamado también domingo de resurrección, se vincula a la religión cristiana, y representa el tercer día del «triudo pascual» de la pasión, muerte y resurrección de Jesús. La Semana Santa de toda la vida.

El domingo en cuestión no tiene una fecha fija en el calendario. Se establece el domingo a partir de la primera luna llena tras el equinoccio de primavera, que normalmente es entre marzo y abril. Hoy sábado día 16 de abril del 2022 es luna llena. Y mañana 17, domingo de resurrección. Otra muestra, de cómo los astros nos influyen y mandan mas de lo que nos pensamos.

Desde la calma de estos primeros días festivos del año, y pensando en él por qué y para qué de estas mini vacaciones marcadas por las tradiciones culturales, religiosas y culinarias, me aparto un instante para sentir y sentirme.

Y más allá de la religión y leyenda de la resurrección, aceptando que cada cual pueda creer o no, en la vida mas allá de la misma vida, siento que en vida, todos los humanos tenemos varios momentos de resurrección.

Yo mismo, al poder escuchar ayer por primera vez la entrevista que me regaló Alma Gabriel en su espacio de «Charla con Alma desde el alma«, me di cuenta de este renacer- resurgir en vida. No es que no lo supiera ni que no fuera consciente. En absoluto. Soy muy consciente de mi pasión, muerte y resurrección en varias etapas vitales de mi vida. Pero esta entrevista, seguro que por la complicidad y calidez, me oí muy desnudo emocionalmente y me sorprendió gratamente.

Comparto la entrevista desde la humildad y fortaleza de una «luciérnaga» más, que vive este lugar llamado mundo y que se siente inspirado por los demás a la par que camina para encontrarse y saberse. Todos inspiramos y todos nos vemos reflejados en el otro:

«Eres la suma de las personas que ayudas a brillar»

Y a la primera persona que debes ayudar a brillar es a ti mism8. Sin duda. O dudando mucho. Y para dudar mucho y bien, una de las premisas es compartir. Compartir tus dudas, tus certezas, tus inseguridades, tus emociones, tus pensamientos, tus proyectos… compartirlos, para partirlos en trozos bien pequeños que sean fáciles de cocinar y digerir.

Cuando decides emprender, el renacer se multiplica durante el viaje.

Aún sintiendo que todos somos emprendedores, que todos tomamos decisiones en la vida para sentirnos bien, para alcanzar mayores cuotas de bienestar desarrollando el propósito vital, vocacional, profesional con el cual hemos conectado, bien por nuestras capacidades, bien por nuestra escucha interna, al emprender se activan unos sensores internos que nos marcan los limites que estamos traspasando de seguridad personal, de estabilidad económica, de certidumbre, de hacerte entender.

Y este estar tanto tiempo de forma sostenida y deliberada fuera de los límites conocidos, hace que lo que llamamos zona de confort, lo conocido, desaparezca por todo lo nuevo que estas viviendo. hasta que llega un punto, que lo conocido y lo ya no desconocido se fusionan. Y los sensores internos se relajan por un instante para observar el camino recorrido.

Hoy también, coincide en este sábado santo, a las puertas del domingo de resurección, con el día mundial del emprendimiento. No hay casualidades. Necesario el seguir trabajando para hacer renacer en la sociedad, a todos los niveles, el espacio para cultivar un estilo de empresa y organización que ofrezca servicios a la sociedad desde este lugar mas autónomo y libre para crear y innovar, más accesible y ligero, más orgánico y honesto. En paralelo, si uno ya esta en este camino, debes aprender a cocinar tus ideas, emociones y objetivos con los elementos de tu realidad.

Por qué en este arte de cocinarte a ti mismo, en la alquimia de los elementos que llevas dentro, de tu genética, de tu historia, de tu experiencia, de tu educación, hacen que tú cocina sea única y irrepetible. Ciertos ingredientes son estándar en todas las cocinas. Su ejecución, lo que haces con ellos, como los mezclas, son lo que te dan el título de chef de tu vida. Y desde el conocerte, desde el saberte, es mucho mas fácil dudar, pedir ayuda, avanzar, detenerte, parar. Es mucho más fácil que los malos momentos sean aprendizaje y los buenos momentos sean bienestar.

Inspirado por la sincronicidad de las fechas, por la entrevista compartida, por el día mundial del emprendimiento, por el momento vital, por el aquí y ahora, cocino este articulo con sabor a agradecimiento y con toques de pasión de diferentes texturas: pasión por lo nuevo que llega, pasión por lo que esta llegando a su fin, y pasión por lo que está en proceso de resurrección.

Feliz Semana Santa! Deseando que te resuene!

Otros enlaces de interés: 

Humano, de nombre Francesc. 

Consultoría sistémica. Acompañamiento individual.

Publicado el 16 de abril de 2022
Francesc Roca Presas