Cuando las personas viven con atención plena y están conectadas de manera consciente con lo que piensan, dicen y hacen, son capaces de gestionar el presente, adaptarse a los cambios y contribuir al crecimiento de las organizaciones.

Una organización formada por personas conectadas, es una organización conectada que, a su vez, contribuye al crecimiento y la transformación de su entorno.