10 pasos simples para aplicar el Mindfulness en tu vida

¿Te imaginas recibir cada día 60.000 mensajes en tu WhatsApp o correo electrónico?

Nuestro cerebro procesa de media al día unos 60.000 pensamientos. Des estos 60.000 pensamiento, el 90% se repiten de un día a otro (lo que llamamos la mente rumiante) y el 80% de estos pensamientos tienen un carácter negativo.

Las herramientas del Mindfulness, como la meditación y el yoga, nos pueden ayudar a entrenar nuestra atención. Los pensamientos no van a desaparecer, ni vamos a dejar la mente en blanco. Simplemente nos entrenamos para que nuestra atención no se enganche a ellos. Y poner atención a las sensaciones físicas de nuestro cuerpo es un buen training.

Poco a poco, con la práctica, sentiremos como podemos estar mas en el momento presente.

¿Has tenido la sensación de estar leyendo un libro y al cabo de un rato no saber que has leído?¿O de estar conduciendo y llegar a tu destino sin saber como has llegado? Estamos hablando de esto, cuando lees, lees. Cuando conduces, conduces. Cuando escuchas, escuchas.

Nadie ha dicho que sea fácil. Pero todos sabemos que es muy necesario aquietar la mente para poder vivir y no volverse loco.

10 pasos simples para entender y poder ser un poco mas consciente de nuestro inconsciente 🙂

1. Estar en el momento presente: Aquí y Ahora

Cada vez que te dejes arrastrar por pensamientos relacionados con el pasado o el futuro, date cuenta que tu mente se ha despistado y vuelve a traer tu atención al momento presente, concentrándote en la respiración, en sensaciones físicas o en algún objecto de meditación (una vela, una canción, un sonido)

2. Sin crítica, sin etiquetas, sin juicios
Practica prestando atención a tus pensamientos y date cuenta de los juicios que tu mente tiende a hacer constantemente. No intentes detenerlos o resistirte a ellos, tan solo obsérvalos con curiosidad. La mente es una máquina de poner etiquetas.

3. Paciencia.
Sé paciente con la evolución de tu experiencia de mindfulness, es una práctica!  Sé paciente también con cada instante, aun cuando resulte incómodo y quieras dejarlo. Sé paciente con tu mente. Trátala como a un cachorro al que estás adiestrando.

4. Sé bueno contigo mismo.
Sé amable y trátate con amabilidad. El mindfulness nos permite reconocer y examinar algunas emociones y pensamientos dolorosos. Cuando pasa esto,  puede ser de ayuda adoptar una actitud de compasión hacia nosotros mismos, tal como haríamos con un amigo que atravesara un período difícil.

5. Mente de principiante.
A veces la mente prefiere pensar que ha visto todo lo que hay que ver o que sabe todo lo que  hay que saber. Llamémosla la mente “sabelotodo”. Intenta volver a todos los ejercicios y prácticas, y a cada instante, con curiosidad, y abierto al descubrimiento. Aquí es donde se manifiestan la magia y las verdaderas sorpresas.

6. Confianza.
Confía en tu propia sabiduría e intuición. Esto no equivale a confiar siempre en tus pensamientos. Descubirás que los pensamientos cambian, vienen, se van y no siempre son verdad!

7. Aceptación.

El deseo de que las cosas sean diferentes a como son  puede ser un obstáculo para la verdadera experiencia de mindfulness y de la vida en general.
Acepta que las cosas son como son en cada momento. Eso no significa que no vayan a cambiar o que no puedan cambiar. Pero muchas cosas están fuera de nuestro control y empeñarnos en que sean diferentes sólo nos trae sufrimiento.

8. Suelta la necesidad de querer tener el control total y absoluto.
Procura no engancharte a ideas, pensamientos, al control o al deseo de que las cosas sean de una determinada manera..

9. Práctica, práctica, práctica.
El mindfulness es una práctica, pero no es solo meditación. Podemos llevar el mindfulness a todos los aspectos de nuestra vida. Comprométete a meditar y practicar el mindfulness como una forma de ser y de vivir.

10. Disfruta… y sonríe! 🙏🏻👌🏽


 

Ene, 28, 2018

0

SHARE THIS